.

Ese puntito que todos tenemos (y necesitamos)

Ese puntito que todos tenemos (y necesitamos)

Delfines rellenos de líquido con purpurina que hipnotiza, bufandas de pelo color rosa chicle que tienes que tocar nada más verlo, figuras de porcelana “china” que cambia de color según el tiempo, esmaltes de uñas nacarados, cucharas de ciudades (con sus respectivos monumentos en el extremo), tazas con forma de rana, de Minion, de Dora la Exploradora...

Miniaturas de hitos arquitectónicos tales como: la catedral de Burgos, Sevilla, Santiago de Compostela, la Torre Eiffel, la Torre de Pisa, la Estatua de la Libertad, el puente de Londres, las pirámides de Egipto. No olvidemos también las imágenes del Sagrado Corazón que te guiña un ojo dependiendo de dónde lo mires, como tampoco las internacionales (y a la vez orgullo popular español) muñecas flamencas de plástico bailando con su hombrecillo vestido de corto, como también toreros en plena faena con toro incluido.

Pero si nos preocupa el equipaje, este maravilloso sector nos obsequia con las versiones de flamencas postales: una plasmación 3D donde los volantes de la bailaora nos transporta a los tablaos más populares de los años 70.

Las bolas de nieve ofrecen gran variedad en su interior, pudiendo meter todo este contenido dentro de agua con bolitas de nieve, brillitos o mezclando aceites de colores con agua (a ver quién es el valiente que se atreve a mezclarlo).

El mundo del arte no se queda corto en el universo Kitch, ya que podemos encontrar maravillosos cuadros de perritos durmiendo, bebes vestidos de coliflor metidos en una cesta, fotos artísticas de Londres donde lo único a color es la cabina telefónica en rojo, la versión neoyorkina de Times Square donde sólo el taxi amarillo es a color, paisajes de Benidorm, la Caleta, atardeceres en el Taj Mahal, las cristalinas playas del Caribe…etc. Siempre impresos en lienzo con bastidor, para que tenga más porte que un simple póster. ¿Y la obra "Canción para Elisa" de Beethoven? Hilo musical de toda cajita de música que se precie.

Los marcos fotográficos tienen infinitas posibilidades de diseño y materiales de goma espuma, de nácar, de conchitas, metálicos mate, pulido, brillante, al ácido, terciopelo… siempre con la foto de serie de una mujer rubia de los años 80.

Sigamos con el mundo tecnológico, que participa activamente en el sector “horteril”. Fundas de todo tipo de móvil con diamantes, lentejuelas, animal print, con orejas de conejito de Playboy, calcetines para insertar el dispositivo y protegerlo de las inclemencias del tiempo, o de lo que pueda pasar… pero también los lanyards y portamóviles son un must-have.

Todos estos objetos forman un mundo muy particular digno de Alicia en el país de las Maravillas con un toque más lisérgico. Un mundo donde China es el principal proveedor e inspirador. ¡Un mundo donde si entras no puedes salir! Un mundo del que TODOS somos partícipes en un grado u otro, pero nos cuesta reconocer. ¡Un mundo ideal donde los reyes son los gatitos en todas sus formas y variedades!

Este Manifiesto Pro-Kitch tiene el propósito de valorar las pequeñas cosas que nos alegran, nos hacen reír, nos hacen olvidar (aunque sea sólo en el momento que vamos a comprar pan abajo de casa) de todos los acontecimientos deprimentes que tenemos que escuchar a diario de este loco mundo loco.

¡Valoremos los objetos horteras como un pequeño ingrediente que nos hace más felices! ¡Agreguemos purpurina en nuestras grises y monótonas vidas! 

 

Firmado: Lola Bermúdez - Departamento Diseño Gráfico

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.





by Grupo Abbsolute
Martes, 28 Abril 2015 13:40

newsletter

¿Te
dejas
sorprender?
¿Quién sabe lo que podrá llegar a tu
bandeja de entrada?

Subscríbete a las sorpresas